ÁRBOLES MONUMENTALES

El árbol, compañero indiscutible del ser humano, conserva en su ADN nuestra historia, leyendas y tradiciones, siendo, además, un refugio de biodiversidad y garante de especies cuya conservación es prioritaria para el hombre. Patrimonio de todos nosotros, constituyen un reservorio genético digno de especial protección y conservación. En nuestras manos está tomar las medidas necesarias que aseguren su pervivencia para el disfrute de futuras generaciones.

X

 

                  © 2015 - 2021. Juan Luis Castillo

Copyright

El árbol, compañero indiscutible del ser humano, conserva en su ADN nuestra historia, leyendas y tradiciones, siendo, además, un refugio de biodiversidad y garante de especies cuya conservación es prioritaria para el hombre. Patrimonio de todos nosotros, constituyen un reservorio genético digno de especial protección y conservación. En nuestras manos está tomar las medidas necesarias que aseguren su pervivencia para el disfrute de futuras generaciones.

El árbol, compañero indiscutible del ser humano, conserva en su ADN nuestra historia, leyendas y tradiciones, siendo, además, un refugio de biodiversidad y garante de especies cuya conservación es prioritaria para el hombre. Patrimonio de todos nosotros, constituyen un reservorio genético digno de especial protección y conservación. En nuestras manos está tomar las medidas necesarias que aseguren su pervivencia para el disfrute de futuras generaciones.

El árbol, compañero indiscutible del ser humano, conserva en su ADN nuestra historia, leyendas y tradiciones, siendo, además, un refugio de biodiversidad y garante de especies cuya conservación es prioritaria para el hombre. Patrimonio de todos nosotros, constituyen un reservorio genético digno de especial protección y conservación. En nuestras manos está tomar las medidas necesarias que aseguren su pervivencia para el disfrute de futuras generaciones.

El árbol, compañero indiscutible del ser humano, conserva en su ADN nuestra historia, leyendas y tradiciones, siendo, además, un refugio de biodiversidad y garante de especies cuya conservación es prioritaria para el hombre. Patrimonio de todos nosotros, constituyen un reservorio genético digno de especial protección y conservación. En nuestras manos está tomar las medidas necesarias que aseguren su pervivencia para el disfrute de futuras generaciones.

El árbol, compañero indiscutible del ser humano, conserva en su ADN nuestra historia, leyendas y tradiciones, siendo, además, un refugio de biodiversidad y garante de especies cuya conservación es prioritaria para el hombre. Patrimonio de todos nosotros, constituyen un reservorio genético digno de especial protección y conservación. En nuestras manos está tomar las medidas necesarias que aseguren su pervivencia para el disfrute de futuras generaciones.